instalaccion-nichos

Especificaciones técnicas y normas constructivas de nichos y fosas

instalaccion-nichos

El artículo 53 del Real Decreto 2263/1974 de 20 de julio establece las especificaciones técnicas de fosas, nichos y columbarios que deben seguir empresas, como la que se dedica a la fabricación de nichos en Logroño.

En concreto, el citado artículo nombra las características técnicas que deben reunir las fosas, los columbarios y los nichos de cementerios, panteones y mausoleos. Estas características técnicas deben especificarse en la memoria técnica y el proyecto de construcción.

Estas directrices reglamentarias (que, a menudo, establecen los “mínimos”) son unos marcos de actuación y, al final, entidades como las empresas de nichos de Logroño, de acuerdo con estos marcos normativos, podrán desarrollar sus especificidades constructivas.

Especificidades técnicas de las fosas

Una fosa es lo que popularmente se conoce como “tumba” y se refiere a la cámara o pequeña edificación que se destina a depositar los difuntos, si son cadáveres, o restos de los ellos (si han pasado más de cinco años desde su defunción).

La normativa predispone que la profundidad de toda fosa deberá ser de 2 metros, su anchura deberá llegar a 0,80 metros y tendrá que tener un mínimo de 2 metros de largo. Además, deberán estar separadas, entre una y otra, como mínimo, por un espacio de medio metro.

No obstante, la Sociedad Española de Criogenización detalla unas dimensiones de las fosas de 2,10 metros de largo. En cuanto a la anchura, respeta los 0,80 metros estipulados y el medio metro de separación (“por los cuatro costados”) entre ellas.

Sin embargo, prevé el caso de que se usen sistemas prefabricados y homologados por la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales o el Ministerio de Sanidad y Consumo, cuando las medidas puedan sufrir variaciones, de acuerdo con las del modelo prefabricado.

En todo caso, establece en un metro la profundidad mínima de enterramiento y este se contará desde la superficie de reposo del féretro hasta el nivel de tierra en el que se apoyará la lápida o construcción funeraria que proceda.

Normas constructivas de los nichos

Por definición, un nicho (del italiano nicchio) puede englobar dos conceptos: tanto el espacio usado en los cementerios para guardar los restos mortales como la urna misma en la que, después de la incineración, se depositan las cenizas del cuerpo.

La norma establece 9 directrices sobre los nichos:

  1. La fábrica de la construcción del citado nicho reposará sobre un zócalo cuya longitud será de 0,35 metros a contar desde el pavimento.
  2. Se procurará una buena ventilación al quedar libres de armaduras los espacios que se encuentren a sus lados y entre las andanas.
  3. Las bóvedas de los nichos tendrán un tabicado doble.
  4. Se dejarán 0,28 metros de espaciado vertical entre nichos y 0,21 metros en horizontal.
  5. Las dimensiones de los nichos dependerán de si el ocupante es un adulto o niño: los nichos para cadáveres adultos tendrán una anchura de 0,75 metros, altura de 0,60 metros y profundidad de 2,50 metros. Los nichos para niños deberán guardar las siguientes dimensiones: medio metro de alto por medio metro de ancho y medio metro de profundidad.
  6. Se dejará un espacio mínimo de medio metro entre la parte inferior de la armadura descubierta y última andana.
  7. La anchura de las galerías cuyo propósito es proteger las cabeceras de las lluvias será de 2,50 metros. Habrá un entramado vertical para apoyar su tejadillo y no se construirá nada en sus espacios abiertos.
  8. El tabique que cubrirá el nicho, justo después de que se haya efectuado la inhumación, será doble y con medio metro de espacio libre.
  9. Por último, se determina no usar ni cemento hidráulico ni sustancias que sean impermeables para revestir las fosas y los nichos.

Compartir:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email