logo

Volaste rápido, sin avisar. Te llamaron desde arriba y tú, obediente, nos tuviste que dejar.

Volaste rápido, sin avisar.

Te llamaron desde arriba y tú,

obediente, nos tuviste que dejar.

Compartir:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email